El botiquín de primeros auxilios

En los deportes de montaña, por problemas obvios de tamaño y peso, no podemos llevar un botiquín de grandes dimensiones.

Tenemos que reducir al máximo su contenido y llevar únicamente lo necesario para una cura rápida, hasta que lleguen los servicios de emergencia.

Así, deberíamos llevar en el botiquín:

– esparadrapos
– vendas
– agua oxigenada
– apósitos para ampollas y rozaduras
– tiritas
– pastillas potabilizadoras de agua
– antihistamínicos
– guantes desechables
– pinzas
– tijeras
– povidona yodada (solución antiséptica)
– ibuprofeno y aspirinas
– pomadas para golpes
– glucosa
– hilo y aguja de costura
– antiinflamatorios
– manta térmica
– antidiarreico
y algún apósito de linitul para quemaduras.

Todos los medicamentos tienen contra indicaciones y efectos secundarios que pueden ser peligrosos. Solo los médicos disponen de los conocimientos necesarios para administrarlos correctamente, de manera que la utilización de medicamentos por personas sin conocimientos sanitarios es arriesgada, y solo debe hacerse en situaciones de urgencia y cuando la consulta con un medico es imposible. Es importante que el botiquín sea impermeable, que no ocupe excesivo sitio y que pese poco, ya que hay que introducir más cosas en la mochila para realizar la actividad. Con que nos llevemos un botiquín por grupo, será más que suficiente.

Por último, no debemos olvidarnos de renovar periódicamente los medicamentos y revisar las fechas de caducidad de los mismos, teniendo en cuenta que el botiquín es para un uso personal y ante una emergencia y que sólo un médico puede prescribir un medicamento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *